Cuidados

Velas: La primera vez que enciendas tu vela, es muy importante que se forme una capa de aceite en la superficie. De esta forma lograrás un quemado más lento y uniforme, evitando que a futuro se formen túneles. Nunca la dejes ardiendo sola y sin atención.

Fragancias: Evita el contacto directo de la fragancia con superficies, la alta concentración de esencia podría ser corrosiva. En caso de derrame limpiar rápidamente.

Mantener todos los productos alejados de niños, mascotas y objetos inflamables.