Tips para cuidar tus velas

La primera vez que enciendas tu vela, espera a que se forme una capa de aceite en la superficie. De esta forma, evitarás que en el futuro se formen túneles, quemándose de manera más uniforme y lenta.

No te preocupes si no lo logra en su totalidad ya que la llama suele derretir el remanente en el proceso de quemado y, en caso de no hacerlo, puedes reutilizar la cera con un hornito. Es preferible que quede un poco a que lo pabilos se arruinen.

Dependiendo del tamaño del envase, evita dejar encendida la vela por más de 5 horas o que la capa de aceite supere los 2 cm, así el pabilo quedará firme y sin inclinarse.

Cuando la apagues, no muevas el recipiente bruscamente porque puede secarse de manera irregular. Intenta usar un apagador, otra buena opción es extinguir la llama poniendo un plato en la parte superior de la vela. De esta forma evitarás malos olores.

Si tus velas están sucias, puedes limpiarla usando una servilleta o un paño con alcohol. ¡Verás que te quedan como nuevas!. 

El sello distintivo de nuestras velas está en los componentes naturales que elegimos para su elaboración. Variaciones de color o textura son normales y no afectan su rendimiento ni calidad. 

Cuando tu vela se haya consumido por completo, limpia el envase con una servilleta y luego lávalo con agua caliente y jabón. Si se secó con restos de cera puedes ponerla en el microondas 30 segundos tras sacarle el pabilo y seguir las mismas instrucciones.

Si te quedó sobrante, en caso de tener un hornito de los que queman aceites puedes quitar el resto con un cuchillo y aprovecharla hasta el final.

 

¡Estará lista para su nuevo uso!


Leave a comment

Please note, comments must be approved before they are published